miércoles, 24 de mayo de 2017

Afines a Susana Díaz temen que se enroque y siga dando la batalla en solitario

http://www.elconfidencial.com/espana/andalucia/2017-05-24/afines-susana-diaz-temen-enroque-batalla-solitario_1387579/


La desconfianza y el rencor alimentan la llama de un PSOE dividido en

 dos bandos en Andalucía, pero aquí los susanistas son mayoría

 y tienen el poder orgánico e institucional





Foto: Susana Díaz, con Micaela Navarro y el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, en la ejecutiva de este 23 de mayo. (EFE)
Susana Díaz, con Micaela Navarro y el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo,
 en la ejecutiva de este 23 de mayo. (EFE)AUTOR
La toxicidad en el PSOE sigue siendo igual de alta que antes de que el domingo los militantes sentenciaran, sin medias tintas, que Pedro Sánchez es el secretario general. No ha habido ni tiempo para el duelo ni para la reflexión en frío, ni siquiera para las lágrimas o para admitir el daño. Susana Díaz decidió esa misma noche de las primarias celebrar el congreso regional de los socialistas andaluces en julio, dentro del calendario posible según los estatutos, para no dar tiempo a que el 40% de críticos que no la votaron tuviera tiempo para armarse y plantarle cara con un candidato alternativo.
El mensaje desde entonces es que “arrimará el hombro” y se centrará en Andalucía. Tras reunir a sus dirigentes provinciales y a la ejecutiva del PSOE andaluz, el calendario del congreso andaluz está enfilado. En paralelo, ha revitalizado su agenda institucional. Díaz trata de frenar los ataques y la erosión a que la somete la oposición, que ha cogido vuelo. Ha anunciado una comparecencia en el Parlamento para rendir cuentas a principios de junio. Se reunirá además este miércoles con el líder de Ciudadanos, Juan Marín, sus socios de investidura, para darle un empujón al acuerdo de investidura. Ese mismo día, Díaz se dirigirá a su grupo parlamentario, tarea que en los últimos tiempos encomendó a Mario Jiménez, portavoz en la Cámara andaluza y en la gestora.

Se palpa la preocupación

El guion está claro. El mensaje también. Unidad, arrimar el hombro, todos con el secretario general, Pedro Sánchez. Otra cosa son los hechos, las maniobras, los comentarios en privado de todas las partes y la preocupación que se palpa entre una parte del susanismo, diputados, andaluces y nacionales, alcaldes, líderes locales... que no forman parte de la ‘guardia de corps’ de la presidenta y que creen que se necesita tiempo porque “no se ha entendido el mensaje”.
Como si fuera un 'déjà vu', el ambiente reproduce aquel que se vivió en la antesala del 1 de octubre, cuando los movimientos de Pedro Sánchez, enrocado para quedarse en Ferraz, desataron los nervios y condujeron a la maniobra de las 17 dimisiones. En esos días, los dirigentes del socialismo andaluz en el núcleo duro de Díaz decían una cosa en público y hacían otra muy distinta en privado, con celo para que nadie pudiera salpicar a la presidenta andaluza ni responsabilizarla de estar al frente de uno de los bandos. Ahora ocurre exactamente igual.
Como si fuera un 'déjà vu', el ambiente reproduce al que se vivió en la antesala del comité federal del 1 de octubre, con las 17 dimisiones
Las espadas siguen en alto. La oferta de los sanchistas para pactar listas únicas al congreso federal en las asambleas que empiezan este miércoles y que concluirán con la elección de delegados en los ‘congresillos’ del fin de semana ha sido rechazada por Díaz y por Javier Lambán desde Aragón. El resto de barones, mucho más débiles en sus territorios, sí han aceptado negociar la integración conforme a los resultados de las primarias. En Andalucía, esa oferta se entendió como “una trampa”, un “gesto” de Pedro Sánchez para continuar con su relato, otra provocación.

La sombra de Aído





Fotografía de archivo de Bibiana Aído. (EFE)
Fotografía de archivo de Bibiana Aído. (EFE)
No se fían unos de otros. “Mientras ofrecen integración”, señalan desde las filas del PSOE-A, “se dedican a empujar a Bibiana Aído para que sea candidata frente a Díaz en Andalucía”. “Ya han comenzado a desestabilizarnos”, agregan. Aído y Díaz son enemigas desde las Juventudes Socialistas. Los sanchistas mientras niegan que ella vaya a ser candidata, pero advierten de que si esta es la respuesta que encuentran en Andalucía “van a dar la batalla” y no descartan plantar cara a la presidenta de la Junta. Esta respuesta retroalimenta a los susanistas y la escalada de tensión sigue creciendo mientras que ante los micrófonos cumplen el guion.
No hay comunicación directa. Pedro Sánchez no ha vuelto a hablar con Susana Díaz desde que ella lo llamó la noche del domingo para darle la enhorabuena. La presidenta de Andalucía sí sigue llamando a otros dirigentes del PSOE para continuar estando al frente de una parte del partido, confirman dirigentes de otras federaciones. La orden a los ocho secretarios provinciales andaluces es extremar las alarmas y tratar de llegar a acuerdos, pero “si tienen que llegar dos listas, que lleguen, ya votaremos”, dicen desde la ejecutiva andaluza, para dejar claro que este sigue siendo su fortín y tienen la sartén por el mango.
Los susanistas recuerdan que a Pedro Sánchez lo votaron miles de militantes, pero que hay millones de votantes que han votado a otros barones
Los errores que condujeron al choque de trenes se repiten. “Si Pedro Sánchez es secretario general por los votos de miles de militantes (74.223, 50,2%), deberían de tener en cuenta que el poder institucional también es muy importante y los presidentes autonómicos tienen millones de votantes”, destaca un dirigente del partido.
En la reunión de la ejecutiva regional del PSOE andaluz, este martes por la tarde, no hubo autocrítica. Se repitió el “todos estamos con Pedro Sánchez” y que no se van a pactar listas al congreso federal porque es “la hora de los militantes”. Nadie analizó los resultados en profundidad ni sacó lecturas más allá del “hemos ganado en Andalucía”. Tampoco ocurrió con los secretarios provinciales. “Ella tiene que dar ánimo a la tropa y armarse en el plano institucional porque hay mucho en juego”, señalan desde la ejecutiva. Los más veteranos confían en que el tiempo ayude, que todos recapaciten y midan sus gestos y sus palabras.

“Unos tienen que administrar la derrota y los otros gestionar bien la victoria”, señala un dirigente andaluz. “Esto no es la pelea de Alfonsito [Alfonso Rodríguez Gómez de Celis], Paco SalazarSusana Díaz y Bibiana Aído en las Juventudes Socialistas, esto es mucho más serio”, apunta otra voz muy cualificada en el PSOE-A. Recetan tiempo y confianza en que Susana Díaz y Pedro Sánchez sabrán hacer bien su papel, alejándose de voces tóxicas que puedan tener alrededor y sigan pidiendo venganza. Esos pocos que se atreven a no repetir el mantra oficial confían en que “no impere ni el sanchismo más radical y podemizado, de insultos y ofensas a los compañeros, ni el ‘caballismo’ [en alusión al senador José Caballos, factótum del PSOE de Sevilla] de ‘yo cavo mi trinchera’ y aquí estoy esperando, a ver si se atreven a venir’”.





EL REDACTOR RECOMIENDA

Escribe un comentario...

"El resultado es claro: los militantes quieren un PSOE creíble, a la izquierda y alejado del PP"

Pedro Sánchez recuperó este domingo el timón del PSOE tras vencer en las primarias con un resultado más holgado de lo esperado a Susana Díaz y Patxi López. En Cantabria, esa diferencia fue aun mayor. Siete de cada diez socialistas cántabros metieron en la urna la papeleta con el nombre de Pedro Sánchez, lo que supone el segundo mayor porcentaje de apoyo a nivel nacional. El coordinador de su campaña en nuestra comunidad autónoma y secretario general del PSOE en Santander, Pedro Casares, muestra su satisfacción por el resultado y traslada en nombre del nuevo secretario general su "cariño" a toda la militancia de Cantabria. 
Pedro Sánchez 50% de los votos, Susana Díaz 40 y Patxi López 10. ¿Esperaba un resultado así?
El resultado es muy claro. Los militantes quieren un PSOE creíble, reconocible, a la izquierda y alejado del PP y han votado el proyecto que mejor lo representaba.
Pero esperaba que Sánchez se impusiera con claridad o preveían que el resultado fuera más ajustado.
Los pronósticos decían que podía ser más ajustado. Nosotros teníamos claro que íbamos a subir con respecto al número de avales porque el voto era libre y secreto. Al final, estamos muy satisfechos, es un resultado muy bueno.
Imagino que también muy satisfechos con el resultado obtenido en Cantabria.
Estamos muy orgullosos de que la militancia de Cantabria haya respondido con este apoyo mayoritario hacia Pedro Sánchez. A partir de hoy todos los militantes del PSOE de Cantabria vamos a estar detrás del secretario general, apelamos a la unidad pero también a la lealtad para fortalecer al partido, y en esto Cantabria ha dado un ejemplo de comportamiento. Las primarias han transcurrido con absoluta normalidad y con una altísima participación –el 82%-. Estoy muy orgulloso.
En su opinión, ¿cuáles han sido los principales motivos por los que Pedro Sánchez ha logrado ese apoyo mayoritario?
Ayer –domingo- muchísimos afiliados han vuelto a convertirse en militantes, ha sido capaz de conectar con ellos. Los militantes han visto en Pedro Sánchez un candidato creíble, un hombre que cumplía con la palabra dada, un secretario general honesto, leal con su organización y que ha defendido siempre lo que el Partido Socialista debería ser, que es un partido de izquierdas que planta cara a las políticas del PP. Y algo fundamental, que quiere construir un partido donde los militantes sean los protagonistas. Yo creo que esas han sido las claves para que la militancia le haya apoyado masivamente.
¿Ve alguna diferencia entre este Pedro Sánchez y el que salió elegido en 2014?
Naturalmente, desde el año 2014 hasta aquí, creo que Pedro Sánchez ha crecido como persona y como político. Hoy tiene mucha más experiencia, mucha más capacidad para liderar al PSOE. También creo que entiende mejor el complicado tiempo político que nos está tocando vivir. Desde luego, está en una situación mucho mejor que en 2014.
¿Ha podido hablar personalmente con él?
Sí, he podido hablar con él esta mañana un ratito. Está muy animado, muy contento y agradecido por el amplio apoyo que ha tenido en Cantabria, y me ha pedido que traslade ese cariño a toda la militancia de nuestra comunidad.
"Los militantes han visto en Pedro Sánchez un candidato creíble, un hombre que cumplía con la palabra dada, un secretario general honesto, leal con su organización y que ha defendido siempre lo que el Partido Socialista debería ser, que es un partido de izquierdas que planta cara a las políticas del PP"
¿Cuáles son los próximos pasos que debe dar el nuevo secretario general?
Ahora tenemos que hacer un buen Congreso, del que tenemos que salir fortalecidos. Hay que apelar a la unidad de toda la organización, a todos los militantes hayan votado a quien hayan votado y a los tres candidatos. Estoy seguro que van a estar todos detrás de Pedro Sánchez con un principio fundamental, que es el cariño a estas siglas.
Por tanto, nos toca hacer ese buen Congreso, acertar en un buen proyecto político y en un buen equipo de trabajo, y a partir de ahí no hay tiempo que perder. El PSOE tiene que estar directamente implicado en resolver los problemas de los ciudadanos y la gente tiene que saber que puede contar con nosotros para plantar cara al PP. Y eso es lo importante, fortalecer el PSOE para después poder cambiar España.
¿De quién depende más que el PSOE logre cerrar filas: de Pedro Sánchez o de Susana Díaz?
Creo que es tarea conjunta de todos. Hay que apelar a la generosidad de todos. La militancia ha hablado y ha sido muy claro el apoyo mayoritario a Pedro Sánchez. Creo que él va a ser capaz desde la generosidad de tratar de fortalecer al PSOE, pero está claro que entre todos tenemos que trabajar por ello. Creo que Susana Díaz y Patxi López, como buenos socialistas que son y como gente que conoce muy bien esta organización, tienen que estar ya trabajando en este proyecto conjunto, porque por encima de las personas está nuestra obra colectiva. Ahí todos tendremos que ser generosos, todos tendremos que ser responsables y todos tendremos que ser leales con lo que ha votado la militancia.
¿Cómo interpreta que en la valoración de los resultados Díaz no nombrara a Sánchez por su nombre sino que se refiriera él como "el secretario electo"?
Han sido meses muy complicados. La historia de los últimos meses del PSOE no puede volver a repetirse y para eso tenemos que ser todos leales con nuestra organización. La propia Susana Díaz es una pieza importante del PSOE, es la presidenta de Andalucía y de la federación más importante, y ella ayer se puso a disposición del secretario general. Es lo que toca, que el socialismo andaluz contribuya a la estabilización del Partido Socialista y apoye al nuevo secretario general.
El equipo de coordinación de la campaña de Pedro Sánchez en Cantabria celebrando el resultado.
El equipo de coordinación de la campaña de Pedro Sánchez en Cantabria celebrando el resultado.
En el nuevo equipo de trabajo y reorganización del partido, ¿usted es más partidario de renovación o integración?
El PSOE tiene que abrir una nueva página en su historia, por tanto tenemos que hacer una profunda renovación de las estructuras de nuestro partido, pero eso no está exento que con generosidad el nuevo secretario general también pueda integrar las distintas opiniones y territorios que tiene el PSOE. Lo que sí tengo claro es que en estas primarias la militancia ha lanzado un mensaje muy claro y que la sociedad española también necesita que el PSOE se renueve y sea creíble. Con este proceso hemos conseguido que miles de militantes del PSOE, pero también millones de simpatizantes socialistas, volviesen a creer en la política y en este partido. Estoy seguro que Pedro Sánchez va a saber llevar adelante esa confianza que han depositido en él para cambiar el Partido Socialista y después cambiar la política española. Esa es una tarea obligatoria, la renovación del partido para después recuperar la confianza de los ciudadanos.
¿Le gustaría integrarse en el equipo de Pedro Sánchez?
Pedro Sánchez cuenta con todo nuestro respeto y apoyo y sabe que en Cantabria hemos trabajado para que sea el nuevo secretario general. En lo personal, aunque es muy manida siempre la respuesta, yo estaré siempre a disposición del PSOE. Lo he estado toda mi vida. Por encima de todo están las siglas y esto es un proyecto colectivo que lidera Pedro Sánchez. Estemos donde estemos le vamos a apoyar, y a partir de ahí lo que pase en el Congreso y en el futuro estará por ver.
Por último, Podemos ha anunciado que si el PSOE de Sánchez presenta una moción de censura contra Rajoy, ellos retirarán la suya. ¿Qué le parece? ¿Es partidario de presentar una moción de censura?
Podemos continúa con su política espectáculo. Lo que no han entendido es que la política es algo mucho más serio que dar titulares para salir en el telediario. El PSOE es mucho más serio que todo eso. Podemos tuvo una oportunidad para hacer presidente a Pedro Sánchez y como consecuencia de eso hoy gobierna el partido más corrupto de Europa. El Partido Socialista quiere ser alternativa al PP, vamos a plantar cara y a trabajar desde ya para cambiar las políticas de recorte, y si a lo largo de la legislatura pasa algo que lleve a plantear esta cuestión, desde luego el PSOE estará dispuesto a liderarlo. Pero lo que no puede ser es esta política espectáculo. Esta moción de censura solo tenía un objetivo: intentar que Pedro Sánchez no fuese elegido secretario general del PSOE. Les recomiendo -a Podemos- que se pongan al servicio de la ciudadanía y que se pongan a hacer leyes que cambien la vida de la gente, ahí nos encontrarán, pero desde luego tuvieron una oportunidad y dijeron que no. Lo que pase en el futuro dependerá un poco también de lo que quieran hacer el resto de partidos y el PSOE de Pedro Sánchez le va a decir siempre no al PP.

La vigilancia masiva no sirve para detener atentados

Dos semanas después de la primera publicación de los papeles de Snowden, Barack Obama dijo a la prensa que el programa de espionaje doméstico masivo de la NSA había "impedido al menos 50 amenazas terroristas". Del espionaje no doméstico no dijo nada porque espiar a ciudadanos no estadounidenses es el trabajo de la Agencia de Seguridad Nacional. Keith Alexander, director de la Agencia, dijo que no habían sido 50 sino 54. Dick Cheney, vicepresidente de George W. Bush en el 11S, dijo que Snowden era un traidor a la patria y que si hubieran tenido el programa de espionaje masivo entonces, el ataque a las Torres Gemelas no habría tenido lugar.
En los próximos días volveremos a oír que la vigilancia masiva sin control judicial es la solución al terrorismo. Que merece la pena renunciar a nuestros derechos fundamentales –o a los derechos de nuestros vecinos– para evitar la muerte de niños en el concierto masivo de una estrella del pop. No importa que esa tesis haya demostrado ser falsa. Porque, entre los atentados del 11 de septiembre y el atentado del Manchester Arena ha habido mucha, mucha, mucha más vigilancia. Y, sin embargo, no ha habido menos terrorismo. De hecho, ha habido más.

El 11S y los perros de la vigilancia masiva

La relación entre el nuevo estado de vigilancia y el 11S es evidente. Un mes después del atentado, la Cámara y el Senado estadounidenses soltaban a los perros de la vigilancia masiva con una ley llamada USA Patriot Act. Esta táctica de aprovechar un shock post-traumático para imponer medidas antidemocráticas o anticonstitucionales sobre una sociedad civil no les era desconocida. Es la misma que describió Naomi Klein en su clásico La doctrina del shock. Desde entonces, a cada ataque terrorista le ha sucedido una reforma de ley.
Fue lo que hizo Cameron después de los atentados de París, y lo que hará mañana Theresa May. La primera ministra británica y líder del partido conservador ya dijo en medio de un discurso sorprendentemente bello y sereno que "mantendrá su resolución de impedir semejantes ataques en el futuro, cargar contra y derrotar la ideología que a menudo inspira esta violencia".
May era ministra del Interior cuando the Guardian empezó a publicar los papeles de Snowden. Era la responsable directa de las tres agencias de Inteligencia del Reino Unido, incluyendo el GCHQ que Snowden calificó como "peor que la NSA". También fue responsable de la  Ley de Seguridad y Antiterrorismo que entró en vigor en Gran Bretaña en julio de 2015. Con esta ley, el Gobierno británico reclutó a las autoridades locales, prisiones, servicios sociales, hospitales, colegios y universidades públicos para su campaña de vigilancia para prevenir la radicalización islamista en la sociedad británica. La ley  ha demostrado ser incompatible con  el principio de no discriminación por religión o creencias que incluye no vigilar, no detener, no perseguir, no censar de manera discriminatoria y no golpear, vejar o matar a otros por sus creencias o religión.

La ideología que inspira esa violencia

La población musulmana en Gran Bretaña es la tercera más grande de la UE después de Francia y Alemania, pero sólo constituye un 5,3% de la población. Sin embargo, uno de cada cinco presos en las cárceles británicas es musulmán. En la última década, los colegios privados musulmanes han sufrido un acoso permanente por parte de la administración. El informe de las inspecciones argumenta que "la educación espiritual, moral, social y cultural de los estudiantes está poco desarrollada, particularmente su comprensión de los valores británicos fundamentales de democracia, el estado de derecho, la libertad individual y la tolerancia y respeto mutuos". Que podría ser verdad, solo que su celo no se refleja en los numerosos colegios cristianos donde aún se enseña creacionismo en la clase de ciencias. Muchos de los cuales son públicos, o reciben ayuda estatal.
Es en este clima no es extraño que el personal de una guardería en Luton  intente mandar a un niño de cuatro años a un programa de des-radicalización islamista. Si fuera verdad que los adolescentes musulmanes corren a alistarse a ISIS con la esperanza de perder su vida para acabar con la nuestra, la ideología que inspira esa violencia no es la fe musulmana, es la discriminación.

Todos los ataques terroristas que NO detuvo la vigilancia

En 2009, Umar Farouk Abdulmutallab  pudo haber volado un Airbus A330-300 camino de Detroit con 278 pasajeros, ocho azafatas, y tres pilotos dentro porque las agencias de inteligencia  "no supieron conectar, procesar y comprender los datos" que tenían sobre él. Cuatro años más tarde, Tamerlan Tsarnaev pudo atentar en la Maratón de Boston porque el Departamento de Seguridad Nacional, el FBI, la NCC y la NSA volvieron a tener problemas de comunicación. Gracias a Umar no hemos vuelto a subir con líquidos en un avión, pero las agencias de inteligencia no aprendieron nada.
Omar Mateen fue vigilado por el FBI durante casi un año, antes de asesinar a 49 personas y herir a otras 53 con un fusil de asalto en una discoteca de Orlando en junio de 2016. Hasta tenía licencia. Cherif Kouachi cumplió condena por terrorismo antes de matar a 17 personas en la sede de Charlie Hebdo en París. En un primer momento se culpó a las herramientas de cifrado, con la clara intención de prohibirlas, pero pronto se demostró que los terroristas habían usado "teléfonos tontos" para sus operaciones. Las células de terrorismo saben operar fuera de la red de comunicaciones más vigilada del mundo. Nosotros no.
El dato que ofrecieron Barack Obama, Keith Alexander y Dick Cheney para justificar las prácticas anticonstitucionales de la NSA resultó no ser cierto. El único caso en el que la vigilancia masiva podría haber detenido una masacre fue la detención en San Diego de un hombre que envió 8.500 dólares a Al-Shabbaab en Somalia, el Movimiento de Jóvenes Muyahidines. Que son responsables del atentado de la Copa Mundial de Fútbol de 2010 en Uganda, el tiroteo masivo en el centro comercial Westgate de Kenia, y el ataque yihadista en la Universidad de Garissa.
El jefe de la CIA tuvo que recular, diciendo que los programas de inteligencia habían "contribuido a su comprensión" y ayudado a facilitar la disrupción de conspiraciones terroristas". Lo cierto es que los programas de espionaje masivo no han detectado y detenido ningún ataque terrorista importante. Pero sus herramientas ya están en manos de criminales. Cuando mañana nos pidan que renunciemos a nuestra privacidad para estar más seguros, recordemos que la vigilancia no ha detenido a ningún terrorista sino que les ha regalado las armas para atentar más y mejor.